print pagina

Un mercado digital único conectado y los cambios en el trabajo. ¿Cuáles son las consecuencias para los usuarios, los trabajadores y los sindicatos?”

 

Bruselas, 11 de febrero de 2017 - Tal como se indica en el sitio web de la Comisión Europea: “Un mercado único digital es aquél en el que la libre circulación de mercancías, personas, servicios y capitales está garantizada y en el que personas y empresas pueden acceder fácilmente a las actividades y ejercerlas en línea en condiciones de competencia, con un alto nivel de protección de los datos personales y de los consumidores, con independencia de su nacionalidad o lugar de residencia.” El objetivo del mercado único digital consiste en derribar los muros reglamentarios y, en última instancia, pasar de 28 mercados nacionales a un mercado único. Un mercado único digital plenamente funcional podría aportar 415 000 millones de euros al año a nuestra economía y crear centenares de miles de nuevos puestos de trabajo.

Todo lo anterior suena casi demasiado bien como para que sea cierto. Parece que el mercado único digital presenta simplemente aspectos positivos. Está claro que el mercado único digital entraña ventajas para las personas en general, pero no se deberían descartar los eventuales efectos negativos para una cierta proporción de personas.

Del 8 al 10 de febrero de 2017, el sindicato Krifa y la Organización Mundial de Trabajadores (WOW) organizaron un seminario bajo el lema “Un mercado digital único conectado y los cambios en el trabajo. ¿Cuáles son las consecuencias para los usuarios, los trabajadores y los sindicatos?”, en colaboración con el Centro Europeo para los Asuntos de los Trabajadores (EZA) y con el apoyo de la Comisión Europea. El seminario, que se centró en las repercusiones de un mundo laboral digital cada vez mayor, se celebró en Saint Julian’s (Malta), en el que participaron 44 delegados/as (incluidos expertos y personal de apoyo técnico) de 13 Estados Miembros de la UE y países candidatos.

La Sra. Sonia Jemmotte, analista de políticas, DG Empleo y Asuntos Sociales, Comisión Europea (Bélgica), inauguró el seminario indicando que existe una relación teórica entre las TIC y el trabajo. Se observa, por un lado, un efecto de substitución (substitución de trabajo por capital = innovación impulsada por las TIC, como los robots, que sustituye directamente al trabajo humano = máquinas que sustituyen a la mano de obra) y, por otro lado, el efecto de compensación (impacto positivo en el empleo = nuevas oportunidades y demanda = innovación que conduce a la comercialización de nuevos productos y a la demanda de nuevos equipos). Según el punto de vista general de la Comisión Europea, aumentará el número de empleos. No obstante, otros afirman que se suprimirán muchos empleos (el 47 % para 2020 en EE.UU.).

El Sr. Claudio Grech, diputado del Partido Nacionalista de la Cámara de Representantes de Malta y portavoz del Ministro de Asuntos Ecónomicos (Malta), subrayó que se debería armonizar la digitalización y deberían proporcionarse mayores incentivos para una inversión en la infraestructura digital. “La digitalización no puede ser simplemente un desarrollo tecnológico. También se debería examinar el impacto social.” La educación y el enfoque en una política de innovación sólida constituyen los desafíos, que resultarán cruciales; los sindicatos y los gobiernos deberán impulsarlos y centrarse en ellos. De no ser así, acabaremos enfrentándonos a una situación en la que los ciudadanos carecerán de las cualificaciones necesarias, creando por lo tanto una división en la sociedad.

La Sra. Barbara Angleitner, Institute for Advanced Studies, Grupo de Seguridad, Inclusión y Diálogo Social (Austria), estaba en parte de acuerdo con los oradores anteriores, recalcando que “no es posible predecir de forma fiable los cambios estructurales causados por la digitalización”. Los avances tecnológicos cambiarán los empleos y de hecho se suprimirán empleos, pero también se crearán nuevos empleos. La demanda de tareas rutinarias y manuales disminuirá, pero la demanda de profesiones altamente cualificadas, de aptitudes de solución de problemas e interpersonales seguirá manteniéndose. Por supuesto, podría crear una brecha entre quienes están cualificados digitalmente y quienes no lo están.

Este punto de vista fue compartido por el Sr. Norbert Klein, responsable de Seminarios e Investigación del Centro Europeo para los Asuntos de los Trabajadores – EZA (Alemania). La educación y la formación cobrarán mayor importancia en un mundo laboral digitalizado. Se deberá seguir estudiando para seguir siendo atractivo. No obstante, afectará cada vez más a la vida de los/las trabajadores/as y de sus familias. No deberían perderse de vista estas consideraciones socio-éticas. 

El Sr. Josef Vella, Director Ejecutivo de UĦM Voice of the Workers (Malte), indicó que “sin lugar a dudas, el mundo laboral y el mercado de trabajo están cambiando de manera significativa, mientras que la demanda se está orientando hacia distintos tipos de trabajo. La tecnología evoluciona rápidamente y se crean riquezas, pero no existe ninguna garantía de que todo el mundo salga ganando. Por lo tanto, sería mejor participar en la carrera con las máquinas que contra ellas.”

Durante dos sesiones de grupo (sesión de grupo A: ¡La digitalización y la robotización requieren empleabilidad!; sesión de grupo B: El mercado laboral digital – oportunidades y desafíos para los trabajadores), los participantes en los distintos grupos discutieron de sus esperanzas, miedos, etc., con respecto a las implicaciones cada vez mayores de la digitalización. Si bien reina una incertidumbre general en cuanto al futuro, también son muchos quienes ven los aspectos positivos de estas evoluciones.

La Sra. Ivette Schuitema, especialista y responsable de proyecto de la comunidad “Je Achterban”, CNV Vakmensen (Países Bajos), centró su presentación en algunos de los aspectos positivos de la digitalización. Muchos sindicatos siguen buscando aún un contacto con las personas y los posibles nuevos miembros de manera tradicional. En su contribución titulada “Nuestra comunidad en línea: un medio para reforzar la participación en los convenios colectivos de trabajo”, subrayó la importancia de utilizar todas las herramientas tecnológicas disponibles para fortalecer la visibilidad. La comunidad en línea es un medio para atraer a miembros potenciales, conservar la pertinencia, así como ser visibles para los no miembros.

El Sr. Gejtu Vella, Director de la consultoría People at Work (Malta), declaró que “La tecnología está cambiando el mundo laboral y reestructurando los mercados laborales. Estos cambios también entrañan importantes consecuencias para el empleo. Existe consenso en que la tecnología será complementaria para los/las trabajadores/as en cada empleo del futuro. Algunos empleos actuales posiblemente sean reemplazados por la tecnología. Lo cual implica que los empleos del futuro serán empleos digitales o empleos que recurran a instrumentos digitales. La eliminación de tipos de trabajo específicos no significa que estos/as trabajadores/as se queden sin trabajo. Pues algunos/as trabajadores/as que ocupaban esos empleos se orientarán con éxito hacia otros puestos de trabajo. Además, los nuevos empleos que se crearán en el futuro no existen hoy en día.”   

El Sr. Søren Fibiger Olesen, Presidente de Krifa (Danemark), recalcó que “la digitalización, la automatización y la economía colaborativa tendrán un gran impacto en el mercado laboral del futuro. Cambiarán todos los sectores a todos los niveles. No podemos frenar este avance, con lo cual debe ser regulado y controlado. Como sindicatos responsables, no podemos dejar a las fuerzas del mercado que controlen estos avances. Debemos ser proactivos y entablar un diálogo con la patronal y los gobiernos con respecto a la regulación necesaria para establecer el equilibrio justo entre las fuerzas del mercado y la regulación. De no hacerlo, renunciaríamos a nuestra responsabilidad con los más débiles y los más vulnerables en nuestra sociedad”. También incluye consideraciones éticas. “Es importante que, como empleados, podamos seguir estando convencidos de que los sistemas están destinados a las personas, y no a la inversa”.

La digitalización está presente y no desaparecerá. Debemos ser conscientes y prepararnos con este fin garantizando una formación continua y definiendo las normas. Será un proceso permanente dada la rápida evolución. Pero también deberíamos tener en cuenta que la técnica debería estar al servicio de las personas, y no al contrario. Encontrar el equilibrio adecuado será un reto, pero ya lo conseguimos durante la revolución industrial anterior, con lo cual seamos positivos y encontremos soluciones a ésta también. Deberá ser un objetivo común para todos.

para las fotos, haga clic Opens internal link in current windowaquí